April 13, 2022

Diseño y sostenibilidad de los productos según Sophie Thomas

Los residuos son un defecto del diseño. Ese es el mantra según el cual vive y trabaja la activista y diseñadora Sophie Thomas. Su trabajo para redefinir el diseño de productos con la sostenibilidad a la vanguardia la ha convertido en una de las principales expertas en su campo. Nos reunimos con Sophie para hablar sobre cómo podemos contribuir a crear un mundo más consciente del medio ambiente si nos replanteamos nuestro enfoque de diseño de productos.

Portrait of designer and campaigner Sophie Thomas

“Sé consciente de tus creencias y defiéndelas”

La graduada del Central St Martins y Royal College of Art ha estado defendiendo el diseño sostenible desde que fundó Thomas.Matthews con su compañera Kristine Matthews, también diseñadora, en 1997. Ahora, también es gestora de residuos chárter, directora de economía circular en Useful Projects, miembro del colectivo URGE y fideicomisaria WRAP . Esto lo hace cuando no está colaborando como activista en proyectos artísticos o no está recolectando residuos.

La aspirante a basurólogo (alguien que estudia los desechos) tuvo una predilección por el activismo desde una edad temprana. “Mi pasión por la sostenibilidad surgió mucho antes que la pasión por el diseño. Me crié en una familia bastante política y bastante activa a nivel social. [Me enseñaron a] ser consciente de mis creencias y a defenderlas”.

Su educación política la llevó al activismo, pero fue su creatividad la que allanó el camino para su futura carrera. “En realidad, diría que [diseño y sostenibilidad] están conectados entre sí, por lo que separarlos es muy complicado. Quería ser activista y, ya sabes, detener barcos y petroleros, y formar parte de la tripulación de Greenpeace. Y luego me di cuenta de que mi “superpoder”, por así decir, era en realidad la creatividad”.

Sophie primero la canalizó a través de la comunicación visual. “Siempre me ha fascinado el activismo gráfico, así como dar voz a lo que no tiene voz o a ciudadanos que no son capaces de hablar. Eso de recurrir al poder de la voz, pero de manera gráfica, me inició en el diseño”.

Una voz para el desperdicio

Estudió diseño gráfico y diseño de comunicación en algunas de las universidades más prestigiosas del Reino Unido, donde conoció a la futura cofundadora, Kristine Matthews. Juntas, ponen sus habilidades al servicio de la sostenibilidad empezando a trabajar en proyectos poderosos. El primero, “lo que viene, va”, tuvo lugar en el Royal College of Art. “Recogimos del comedor la basura producida en una semana y la colgamos en el pasillo, enseñándola a las personas para que vieran lo que ocurre con ella. En esa época, ni el aluminio ni el vidrio se reciclaban. Pasamos mucho tiempo revisando los residuos y analizando todos los datos sobre la comida.

Poster for the What goes around comes around project by Sophie Thomas and Kristine Matthews at RCA

“Luego, creamos una taza que costaba dos libras y cada vez que las personas la usaban, les descontábamos tres céntimos de su café, que es lo que vale un vaso de poliestireno. Con ese dinero, compramos los contenedores adecuados y luego hablamos con la empresa de gestión de residuos para organizar el reciclaje. No se trata simplemente de la campaña en sí y de hacer algo que sea muy superficial. Hay que ir más allá y profundizar, hagas lo que hagas. Se trata principalmente de centrarse en el problema y activarse, además de investigar y analizar nuestros hábitos diarios. Esa para mí es la parte más emocionante, es decir, diseño e investigación”.

El dúo también ha trabajado con Friends of the Earth para crear “No shop” en 1997. Para el lanzamiento de “Buy nothing day” en el Reino Unido, crearon una tienda que no vendía nada en la calle principal, invitando a las personas a desconectar de su identidad de consumidores y a reflexionar sobre sus hábitos de compra.

No Shop project for Friends of the Earth and Buy nothing day by Sophie Thomas and Kristine Matthews

Más de veinte años después, para Sophie Thomas, el arte y la conciencia aún van de la mano. Su proyecto con la galardonada diseñadora de artículos para el hogar Ella Doran, Clean up Camo , convierte los residuos recogidos de playas contaminadas en bonitos patrones, casi abstractos, que cubren bufandas, cojines y otros accesorios realizados de forma sostenible. También trabaja con Common Seas para comprender mejor cómo diseñar para que los residuos no lleguen al océano, principios que ha aplicado a la colección.

“Clean up Camo expresa su mensaje a través de objetos tangibles, encarnando a la perfección el concepto de activismo con materiales sostenibles. Pasamos mucho tiempo analizando la producción y trabajando con diferentes especialistas para crear un material de poliéster post-consumo en el que pudiéramos imprimir sin agua, algo que ayuda muchísimo porque los tintes para productos textiles son una de las causas de la contaminación hídrica”.

El proceso de sublimación del tinte ha creado otros residuos, pero mucho más fáciles de gestionar. “- Se aplica una impresión en color sobre papel en diferentes materiales para fijar la tinta a través de un proceso térmico que utiliza el calor. Pero luego terminamos con residuos de papel que hemos vuelto a utilizar para el embalaje: una especie de bucle cerrado para no crear desechos”. 

También ha sido esencial pensar en el fin del ciclo de vida de los productos. “Cuando en 10-15 años ya no puedas utilizar tu producto, podemos retomarlo y recuperarlo por completo porque lo creamos utilizando un único material. Realmente lo hemos pensado todo: cada cremallera, cada trozo de hilo es un derivado del poliéster o PE, así que podemos utilizar un único sistema para reciclarlo”.

La economía circular como fundamento para un mundo sostenible

Los principios que Sophie Thomas sigue en su trabajo son aquellos que está tratando de defender. La presión de la producción y el costo a menudo hacen que los diseñadores ignoren las preocupaciones en torno a la sostenibilidad y la vida futura del producto. Esto los lleva a mezclar materiales y métodos, creando productos que no se pueden procesar ni reciclar adecuadamente. Un dolor de cabeza para los consumidores, quienes, a pesar de sus esfuerzos, a menudo terminan tirando los productos al contenedor equivocado.

“Como diseñadores, seguimos las instrucciones, que tienden a proporcionar la mejor respuesta a las peticiones de los consumidores a precios más bajos. Así que realmente no estamos diseñando para la reutilización, la reparación o la recuperación de los materiales. Curiosamente, son prácticas más caras con respecto a la producción en sí. Y claro, cuando echas las cuentas esto no tiene mucho sentido. Eso es porque en la economía lineal, descontamos tantas cosas que están ocultas o que simplemente no vemos en el precio final. Lo difícil es cambiar este proceso”.

El concepto central detrás de la economía circular es dar una segunda vida a los objetos. ¿Cómo pueden los diseñadores implementar este principio en el proceso de desarrollo? “Este es uno de los mejores desafíos en el mundo del diseño porque no estás dando nada por sentado. ¿Qué pasa si no usas ese material en concreto? A menudo oigo a los diseñadores decir: “Bueno, solo estoy siguiendo las instrucciones, no puedo hacer mucho al respecto”, pero no creo que esto sea cierto. Es el diseñador quien escoge los materiales, los colores, así que puede influenciar muchos aspectos de la producción. También creo que es una manera de educarse a sí mismos, y si no puedes persuadir a tus clientes, puedes encontrar a otros que estén interesados.

“Es un desafío muy interesante para un diseñador porque realmente te empuja de diferentes maneras. Te hace un poco más ágil porque piensas más lateral y cuidadosamente en todos los diferentes pasos o procesos, sin recurrir a las mismas soluciones. Piensas en la función de lo que estás creando. Piensas en los detalles del montaje. Piensas en su longevidad. Y eso te hace pensar mejor, eres más consciente de la vida de tu producto en el mundo. Es una forma para no sentirte otro engranaje más de la máquina.

“La sostenibilidad debe ser un principio básico para los diseñadores”

La educación es clave para avanzar hacia un proceso de diseño de productos más responsable y, en general, un modelo más sostenible. “La sostenibilidad suele enseñarse como un módulo, pero debe ser un principio básico para los diseñadores, con la economía circular como aplicación. Ni siquiera es un curso de diseño, es literalmente economía. ¿Qué haces si tienes que enfrentarte a un modelo de rentabilidad basado en costes unitarios y en venta de unidades? ¿Cómo creamos un modelo opuesto centrado en el abastecimiento, la servitización y el arrendamiento? ¿Cómo lo haces más interesante con respecto al producto unitario?

“Dicen que es dieciocho veces más rentable mantener a tu cliente a través del modelo de servicio que conseguir uno nuevo. Conseguir nuevos clientes siempre es más caro. Es mucho más rápido vender algo y obtener las ganancias de inmediato en lugar de construir una relación a largo plazo con tus clientes. Solo es una forma diferente de pensar”.

Hoy y mañana

Cuando se trata del futuro, Sophie Thomas sigue teniendo esperanzas, pero sabe que aún queda mucho por hacer. Desde que trabajó en The Great Recovery , un proyecto que se llevó a cabo de 2012 a 2016 y que se centraba en los desafíos de los residuos y las oportunidades de una economía circular desde la perspectiva del diseño, las cosas han empezado a cambiar para mejor, aunque despacio. “El cambio está aquí. Está teniendo lugar, puedes verlo. Por un lado, hay más cosas en el mundo, y las mismas empresas con las que trabajábamos hace diez años todavía están lidiando con ello.

The Great Recovery logo by Sophie Thomas

“Por otro lado, ahora tenemos las nuevas leyes de reparación e índices de reparación. Eso nos hace enfrentarnos cara a cara con un montón de problemas, ya sabes, desde el sector de la electrónica hasta la forma en que se produce la ropa… Es muy importante cuando sabes que en el Reino Unido, una prenda de vestir se lleva unas siete veces antes de que se tire. Pero tenemos que ser positivos y tener esperanza para entender cómo abordar este desafío. Creo que como diseñadora, lo importante es no crear cosas inútiles, que no sean importantes o relevantes”. 

Uno de los conceptos erróneos contra los que lucha Sophie en su trabajo es la creencia de que la sostenibilidad depende solamente de la producción, cuando en realidad la vida y la vida útil de un producto son cruciales para definir su impacto ambiental. “Se trata efectivamente de forma y función. Si creas algo a partir de un material sostenible, pero no dura tanto, o se rompe, ¿realmente es el mejor material? Tengo un problema con los comerciantes que te dan una bolsa de papel en lugar de una bolsa de plástico. Quiero decir, no me gustan las bolsas de plástico en absoluto, ya sabes, pero a veces las bolsas de papel ni siquiera duran. Andas por la calle, se rompe un mango o empieza a llover… Y para mí eso también es un defecto de diseño.

“Desde la perspectiva de los métodos de producción de esa bolsa de papel, probablemente descubres que se consume más energía para convertir un árbol en una bolsa de papel que utilizar petróleo para producir una bolsa de plástico, si tienes en cuenta el uso y la longevidad. Así que en realidad, la huella de esa bolsa de papel es significativamente mayor que la de plástico. Las empresas condenan el uso del plástico, pero en realidad, el mensaje debería ser “trae tu propia bolsa”, no cojas en absoluto una bolsa desechable.

Para Sophie, cambiar nuestra percepción del valor es clave para entender la economía circular. “Los diseñadores deben ser muy holísticos, deben entender realmente la procedencia de ese material y el impacto que ha tenido. Y también deben entender que su diseño representa un problema para la vida útil del material. Ese material va a seguir allí y tú quieres que siga al infinito porque este es su valor. El valor no está en tu creación, sino en el material”.

“Los residuos son tan solo recursos sin explotar en el lugar equivocado”

Sophie está fascinada por los materiales de desecho. “Mi mantra es “los residuos son defectos de diseño” porque, efectivamente, no diseñas un producto teniendo en cuenta el sistema entero. Pero actualmente, tenemos una gran cantidad de residuos, entonces, ¿cómo podemos recuperarlos y empezar a utilizarlos? Necesitamos redefinir qué son los residuos. Son tan solo recursos sin explotar en el lugar equivocado, necesitamos encontrar la forma de usarlos. Una vez más, Clean up Camo utiliza materiales posconsumo que ya han pasado por el sistema [de residuos] y se pueden reutilizar”.

“Los diseñadores tienen que imaginar que el brief incluya todas las vidas de tu producto y entender lo que sucede después del propósito original previsto. Por ejemplo, si compras algo en una maceta, puedes volver a utilizarlo para tus plantas, pero ¿qué ocurre después? Lo importante es no mezclarlo con otros materiales, por ejemplo pegando algo que es difícil de desmontar. También tienes que pensar en la pureza de este producto. Lo mismo vale para los tintes en el plástico, los conservantes o retardantes de llama que contaminan el material inicial.

“Al final, tiene que haber un equilibrio, pero hay que comprender de qué manera el diseño interactúa con el material para que tenga el menor impacto posible y mantenerlo en el sistema con su valor más alto. Así que se trata de entender el potencial de sus vidas futuras, supongo”.

Una oportunidad para hacer mejor

Para encontrar materiales mejores y más ecológicos, la dificultad está, a menudo, en separar lo que es sostenible y lo que no lo es. Los materiales innovadores y auto etiquetados como “ecológicos” no siempre ofrecen los mejores resultados cuando observamos su huella medioambiental. Sophie insiste en la importancia de analizar escrupulosamente las credenciales de estos materiales cuando se piensa en el diseño sostenible del producto. Analizar el origen de los materiales es clave, pero puede ser más complejo de lo que parece. “Incluso para nosotras, que contamos con una red muy buena, mucha de esta información es difícil de encontrar. Existen estas cadenas de suministro globales masivas, a menudo creadas en países lejanos, que nunca te darán esa información porque forma parte de su propiedad intelectual”.

Sin embargo, la investigación no debería detenerse allí. Equilibrar los materiales con su impacto en el transporte, el uso del agua y otros aspectos clave del proceso de producción es esencial para tomar una decisión informada. “Se trata de entender y obtener tantos datos como sea posible. Pero lo único que realmente descubrí fue que en realidad, como clientes, todos deberíamos exigir una mayor transparencia de los datos relacionados con la procedencia del material y comprender de dónde proviene, cómo se fabrica y qué contiene. Muchas veces me dicen: “Ay, Dios mío, no puedo creer que ese material lleve X”. La gente simplemente no lo sabe, no puede verlo”.

“Necesitamos saber dónde buscar respuestas y lamentablemente, aún sigue faltando información sobre los materiales. A veces son caros, no tienen suficiente información o no están actualizados. ¡Es un trabajo de tiempo completo!” Crear una paleta de materiales fue en realidad uno de los primeros proyectos de Thomas.Matthews y esta curiosidad por los materiales es el elemento que mejor representa el trabajo del estudio.

“Deberíamos usar nuestra creatividad para convertir el mundo en un lugar mejor”

El diseño y la sostenibilidad de los productos están profundamente entrelazados, pero también se cruzan con otros problemas sociales. “Si nos fijamos en las grandes zonas industriales de Estados Unidos o Inglaterra, notamos que a menudo se encuentran justo al lado de las zonas más desfavorecidas. Y eso es porque la tierra está muy contaminada y es más barata. Hay una especie de explotación de recursos y personas en este modelo de producción y fabricación. Es realmente deprimente pensar que esperamos unas instrucciones para diseñar algo nuevo y brillante, cuando en realidad deberíamos estar usando nuestra creatividad para convertir el mundo en un lugar mejor. Y francamente, hay muchos diseñadores que lo hacen y esto me hace sentir más positiva”.

Ecover es una de las marcas que Sophie Thomas cita como ejemplos mejores. “Siempre han sido muy interesantes en la forma en que han abordado el problema desde el principio, compartiendo sus fórmulas de detergente líquido para ropa y platos. Para el embalaje siempre han utilizado material reciclado y ahora están pensando en crear recargas. Entienden la importancia de no crear un producto de movimiento rápido porque saben perfectamente que lo que estoy buscando no es una botella que contenga líquido, sino algo para poder lavar mi ropa”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ECOVER UK (@ecover_uk)

También sugiere que el aumento de los lotes pequeños y la fabricación local es una señal de que las empresas van en la dirección correcta. Cuando se trata de empresas más grandes, le gusta ver más introspección y voluntad de cambio por parte de las organizaciones. El colectivo URGE del que forma parte está trabajando actualmente con BIO27, la 27ª Bienal de Diseño en Liubliana, para ayudarlos a adoptar prácticas más sostenibles.

Este aspecto educativo de su trabajo es uno de sus aspectos favoritos. “Mi trabajo implica mucha investigación; y es bonito poder usar los resultados de esta investigación para ayudar a alguien. Estoy dispuesta a correr la voz y sí, también me subiría a un escenario para decirle a todo el mundo qué hacer”, dice riéndose.

Más allá del diseño de producto

Trabajar con materiales y productos más sostenibles implica trabajar con las políticas e infraestructuras disponibles. Sophie cuenta la historia de una marca de ordenadores que lanzó un “ordenador ecológico”. “Efectivamente, cubrieron el ordenador con bambú, y cuando llegó al final de su vida útil, la máquina de clasificación de la instalación de desechos electrónicos no identificó el material como bambú, sino como plástico. Terminó contaminando toneladas de plástico. El producto en realidad acabó generando muchos residuos”.

El mismo problema se presenta con los bioplásticos. “Es un tema que genera mucho interés, pero en el Reino Unido, por ejemplo, aún no tenemos un sistema para recolectar todo ese material. Si acabara en el proceso de reciclaje, podría contaminar otros plásticos. El resultado es un material inutilizable que las máquinas no pueden gestionar.

Plastic recycling batches by Nick Fewings

Para Sophie, debemos basar el diseño del producto en las infraestructuras existentes. Aquí, también, insiste en la importancia de mirar el cuadro completo. “Con la infraestructura que tenemos ahora, lamentablemente no podemos alcanzar nuestros objetivos de reciclaje. Para mí, se trata de optimizar eso, porque este es el sistema en el que vivimos ahora. Y luego deberíamos pensar qué infraestructuras necesitamos para gestionar mejor los recursos. A menudo no es algo que le toca hacer al diseñador, pero es algo que podemos pedir a las autoridades locales. Se trata de equilibrar la política, optimizar y diseñar”.

Las políticas han mejorado y están abordando mejor estos problemas. “Están pasando muchas cosas en este momento. Han salido las nuevas regulaciones sobre la responsabilidad ampliada del productor (RAP) y las leyes medioambientales. Se hablará sobre el diseño de los productos, la construcción, los textiles, habrá muchas cosas muy interesantes que saldrán en los próximos diez años más o menos. Es una visión a largo plazo”.

“Es importante ser consciente de eso porque en realidad, con la RAP, que llegará el próximo año, nos centraremos mucho en el embalaje, por ejemplo, con los sistemas de devolución de dinero (cuando devuelves un producto que ya no utilizas. Eso significa que el productor paga, así que en realidad, si estás diseñando un producto para una empresa y no eres eficiente o estás pensando en los materiales de una manera que podrían terminar en el contenedor equivocado o en un océano, podrías dañar a tu cliente debido a la elección del diseño.

Obtén más información sobre Thomas.Matthews aquí y sigue a Sophie Thomas en Twitter aquí.

0

Comentarios cerrados.

Somos MOO: conoce a Olivier, asociado de marketing digital

Olivier comparte su momento de mayor orgullo, sus productos favoritos y sus consejos profesionales.

May 20, 2022

Alisa Gumbs: SistersInc y las mujeres negras en los negocios

Alisa habla sobre la creación de su negocio como mujer negra y la importancia de la comunidad.

May 2, 2022

Somos MOO: conoce a Hannah, gerente de ventas

Hannah nos habla de su lema, cuentas favoritas de Instagram y su visión sobre el trabajo híbrido.

April 20, 2022