December 7, 2018

7 consejos sobre branding para tu nuevo startup

Descubre por qué deberías desarrollar tu estrategia de marca, y no solo el logo, desde el principio de tu aventura empresarial.

Bienvenido al turbulento mundo de los startups, donde disfrutarás de momentos emocionantes y sobrecogedores y numerosas experiencias que te cambiarán la vida.

Pero entre todo el crecimiento y desarrollo por el que cualquier startup atraviesa, hay una constante que puede ayudar a mantener tu empresa centrada y con su integridad intacta, tu marca.

¿Qué es una marca exactamente?

Según el gurú del marketing Seth Godin, una marca es:

“El conjunto de expectativas, recuerdos, historias y relaciones que, unidas, justifican la decisión de un cliente de elegir un producto o servicio en lugar de otro”.

En otras palabras, tu marca existe en la mente de tus clientes, y es el resultado de todo lo que tu empresa hace lo que causa una impresión en ellos.

Lejos de ser una cuestión de color y diseño superficial, una marca robusta se expande a todos los ámbitos de tu empresa como su ADN. Refleja y une sus valores, sus prácticas y lo que la puso en marcha en primer lugar.

Aquí tienes 7 consejos para empresas que están pensando en “marca” por primera vez.

1. Da prioridad a tu marca desde el primer día

Cuando tu startup está dando sus primeros pasos, la estrategia de marca puede parecer una buena opción mientras tú te concentras en vender productos y generar ingresos para demostrar la valía de tu empresa a los inversores.

Pero como se explica en estos consejos sobre branding para pequeñas empresas, la naturaleza de tu marca no es algo que debes pasar por alto, especialmente durante la primera, y crucial, etapa.

Las marcas habitualmente emergen y evolucionan espontáneamente, a menos que hagas el esfuerzo de definirlas y controlarlas conscientemente. Esto es algo que es mucho más fácil de hacer cuando tu empresa está empezando y tu equipo es pequeño y está abierto a nuevas ideas.

Sin embargo, desarrollar una marca coherente no es solo una idea para proteger su futuro. También puede ayudarte a destacar en un mercado abarrotado y hacer que tu empresa quede en la mente de clientes potenciales, desde el primer día.

2. Define lo que influye en tu marca

Tu marca es tu personalidad empresarial y, al igual que la personalidad humana, se expresa de múltiples maneras. Se reflejará en tu logo, los colores de tu marca, su diseño gráfico y su tono de voz. Después están los valores de tu marca, los rasgos que caracterizan la forma en que haces negocios y cómo piensan, se sienten y se comportan las personas que trabajan en tu empresa.

Por supuesto, no sois robots, lo que significa que tu marca atravesará por matices y cambios que reflejarán a las personas y personalidades que conforman tu pequeña empresa. Puede ser útil pensar en tu marca como un resumen o descripción de lo mejor de ti, en lugar de un conjunto de reglas sobre quién se supone que debes ser en todo momento.   

Aquí tienes consejos prácticos sobre cómo conseguir que la cultura de marca funcione desde dentro hacia afuera.

3. Piensa en tu público objetivo

Tu marca tiene un papel interno y otro externo. La parte interna ayuda a unificar las metas de tu empresa y dar a tus empleados un sentido de conexión y propósito. Externamente, tu marca determina cómo tu público objetivo percibe tu empresa.

Seguramente ya tengas una idea del tipo de clientes que probablemente están interesados en tus productos, especialmente si has pasado por el proceso de desarrollo de un plan de negocios recientemente. Ellos constituirán una gran parte de tu público objetivo.

Sin embargo, también hay algunos grupos de público en los que quizás no hayas pensado, como gente que podrían querer trabajar para tu empresa porque está más interesada en tu forma de hacer negocios y el tipo de técnicas que utilizas que en tus productos. Luego están los periodistas, bloggers y personas influyentes que tal vez deseen presentar tu empresa en una historia o colaborar contigo creando algún contenido.

También habrá un público que no necesariamente podrás predecir cuando empiezas. Los clientes pueden encontrar formas de beneficiarse de tus productos o servicios que no son lo que originalmente habías pensado, por lo que es importante mantener la mente abierta y estar atento para asegurarte de que tienes una visión actualizada de los diferentes grupos de público de tu marca.

4. Evalúa tu marca desde una perspectiva objetiva.

La objetividad es una cualidad importante para los startups, como señala Hubspot. Es fácil enamorarse de la idea detrás de tu empresa y omitir cualquier otra reacción que pueda tener la gente, como la confusión (‘¿qué es?’), no reconocer los beneficios (‘¿por qué lo necesito?’) y la desconfianza (‘¿Quiénes sois?’).

Enfocarse en el conjunto de la experiencia de marca, incluyendo el concepto del producto, la trayectoria de ventas e interacciones con tus canales de marketing, es crucial para hacerlo bien.

En MOO, tenemos el privilegio de suministrar servicios de impresión a una amplia gama de empresas creativas, incipientes e independientes, lo que nos brinda una perspectiva general de muchos enfoques diferentes de marca y diseño. Aquí tienes inspiración de marca de tres magníficos empresarios.

5. Conecta la estrategia de marca con el marketing.

Tu estrategia de marketing y tu marca se unirán de manera natural, por lo que, cuando estás empezando, es una buena idea desarrollar ambas paralelamente. Como empresa pequeña, aquí tienes una ventaja, porque tendrás menos empleados y será un proceso más ágil que en una empresa más grande. Para empezar, todos cabrán en una sola sala de reuniones.

Trabajando en equipo, deberás pensar en los canales de marketing que usarás, como plataformas de redes sociales, emails, sitio web, eventos, discursos o marketing de contenido, y qué tipo de papel desempeñan en tus planes. Cada uno de estos canales expondrá tu marca y aportará información útil sobre como tu público percibe tu empresa.

El marketing puede influir de muchas maneras en cómo se percibe tu marca. Por ejemplo, el diseño de tu material de marketing, la frecuencia en los diferentes tipos de comunicaciones, como emails o tweets, los temas que cubres en el marketing de contenido, como un blog o un canal de video, y el tono de voz que utilizas.

Los canales de marketing también pueden tener un papel de gestión de marca. Aumentar la popularidad de tu marca, es decir, el nivel de conocimiento que tus clientes tienen de tu marca y cómo la interpretan, suele ser un objetivo estratégico para las nuevas empresas. Esto es algo que puedes evaluar escuchando a tu público a través de canales de conversación como las redes sociales.

6. Diferencia tu marca de la competencia

Tu marca es un reflejo de quién eres como empresa, por lo que deberá ser única. Pero no se puede negar que ciertas industrias tienden a desarrollar un “lenguaje” de marca común, donde ciertos colores, fuentes, estilos de ilustración o incluso un tono de voz son característicos en múltiples negocios de forma generalizada.

Esto no tiene por qué ser algo malo, pero definitivamente es algo de lo que hay que ser consciente y sobre lo que hay que tomar una decisión bien pensada. Deberás decidir si deseas aprovechar las tendencias de marca de tu industria o romper el molde con algo realmente único.

Si eres una empresa de diseño, también trabajarás con las marcas de los clientes y las interpretarás según tu propio estilo. Para ayudarte a encontrar el equilibrio entre tu propio estilo y el de tus clientes, descubre cómo tres diseñadores introducen una marca en su trabajo.

7. Utiliza auditorías para mantener tu marca en plena forma

Una vez que hayas desarrollado tu marca y tu empresa lleve funcionando un tiempo, es una buena idea llevar a cabo regularmente una auditoría de marca, cada seis meses o una vez al año. Una auditoría de marca es un proceso interno que te ayudará a realizar un seguimiento de la consistencia que presenta tu marca, lo bien que orienta la forma en que hace negocios y cómo la perciben tus clientes.

Al fin y al cabo, tu marca es un reflejo de cómo haces las cosas y, si todo va bien, tu startup se habrá convertido en algo más grande, más atrevido y vivo en el transcurso de un año.

¿Quieres profundizar en el mundo del desarrollo de marca? Aquí tienes más ideas.

0

Comentarios cerrados.

Cómo diseñar un logo para tu empresa

Tanto si diseñas un logo tú mismo como si encargas la tarea a alguien, aquí tienes todo lo que...

7 min lectura

14 maneras de conseguir nuevos clientes

Tanto si eres autónomo como si estás lanzando una nueva empresa, conseguir clientes es una...

8 min lectura

7 razones por las que un coworking puede ayudar a tu start-up

Tarde o temprano la mesa de tu cocina se quedará pequeña. Un coworking te proporcionará el...

4 min lectura