September 16, 2019

La pintora que se convirtió en estrella de Instagram

Kia Cannons es nuestra heroína: una artista a la que no le dejaron pintar y ha desarrollado su carrera y sus seguidores gracias a su perseverancia (y a su humor).

En la Surrey rural, se encuentra el frondoso pueblo de Farnham, escenario dudoso de un idilio artístico y del estudio de la artista abstracta Kia Cannons. Kia, bajo el nombre profesional de Sticks and Ink, nos ha invitado a su taller en el jardín para hablarnos sobre su extraordinario talento y cómo cuando era estudiante le dijeron que no podría dar clases de arte en el colegio y finalmente ha conseguido ganarse la vida como artista de éxito.

¡Kia! Te has convertido en un éxito en Instagram, famosa por tu estilo característico y tu preciosa paleta de colores. ¿Cómo empezaste?

Siempre había querido hacer algo creativo. Me dediqué a la gestión de proyectos y administración durante años para ayudar a mi marido que estaba estableciendo su negocio de diseño gráfico. Cuando acabamos la universidad él sabía lo que quería hacer y yo no, así que le dije que le apoyaría mientras lo conseguía y después nos cambiaríamos para poder hacer yo lo que quisiera.

Sabía que tenía que ser algo creativo aunque no exactamente el qué. Cuando iba al colegio, la profesora de arte me dijo que no me permitiría elegir su asignatura porque según ella no sabía dibujar. Y al ser pequeña, le hice caso y me lo creí.

Siempre me quedé esperando una autorización, aunque no sabía de quién exactamente. Recuerdo pasar por delante de la ventana del departamento de arte y quedarme mirando todos los pinceles en tarros de mermelada en el alféizar de la ventana, desesperada por no poder entrar. Me pasé años mirando la ventana del estudio con anhelo.

¿Cuál fue el catalista que te empujó a lanzarte?

Ocurrió cuando mi hijo pequeño, que ahora tiene 5 años, tenía 2 entonces. Estaba con una amiga cosiendo mientras tomábamos un café en un local que celebraba una exposición. Entonces era completamente antiartística, nunca había estado en ninguna exposición. Tenían un montón de arte abstracto y de repente me di cuenta de que yo era capaz de hacer lo mismo, y de que en realidad quería hacerlo. Mi amiga me sugirió que hiciera algún curso.

Aún me estaba diciendo a mí misma que no sabía dibujar y que sería un desperdicio de materiales. Pero al irnos cogimos un panfleto del local y una lista de todas las clases experimentales que impartían.

Era entonces principios de septiembre y mi hijo pequeño estaba a punto de empezar la guardería. Llevaba 5 años sin hacer nada por mí misma, era madre a tiempo completo. La idea de dejar a mi hijo en el cole e ir a clases de arte me pareció perfecta.

Desde ese momento, me enamoré completamente. A los 2 meses empezaron a preparar una exposición y presenté un par de obras. Coma prueba, les puse el precio que me parecía que valían para mí, y vendí una de las obras. Me di a mí misma dos años para cumplir el sueño. ¡No quería volver a dedicarme a la administración y la gestión de proyectos!  

Tu estilo combina este maravilloso estilo gestual con teñido batik. ¿Dónde aprendiste esta técnica?

Aprendí el método batik con cera caliente en esa clase de dibujo experimental y me encantó. Aprendimos un montón de técnicas, de tejido, de pintura botánica… Al final del curso me di cuenta de que en realidad quería trabajar con pinceles y pintura. Entonces empecé a experimentar y descubrí que me encanta pintar de manera instintiva con trazos amplios y gestuales. Y de hecho, ni siquiera lo hago con pinceles, me gusta pintar con espátulas.   

Entonces descubrí Instagram y que hay un montón de artistas abstractos. No quería tener una imagen demasiado similar a los demás así que tenía que encontrar algún elemento realmente distintivo. Recordé la técnica batik con cera caliente así que empecé a pensar cómo combinar ambas ideas.

Y así empezó todo. Me enteré de que mi estilo de pintura es gestual, aún me encanta el batik y me inspiro en la naturaleza: montañas, lagos, el mar y el tiempo. Durante los últimos 18 meses, mezclado todos estos elementos ¡y este es el resultado!

Tu paleta de color es consistente y muy característica. ¿Cómo la elaboraste?

Esta es una de las ventajas de no tener nada de experiencia. Mientras estaba haciendo el curso fui a una tienda de arte y pensé que simplemente quería pintar. No sabía nada sobre las diferencias entre óleo, acrílico, acuarela, gouache, ¡NADA! En su lugar compré lo que más me atrajo.

Me encantan los colores pastel, son preciosos y melosos, como la mantequilla, así que cogí algunos. Después fui a la sección de acrílicos y me encantaron todos los colores. Cuando empiezas con las clases de arte puedes comprar una paleta enorme con todos los colores, pero a mí me pareció que solo tenían los colores primarios. En mi subconsciente me daban un poco de asco así que elegí los colores que me gustaron. Cuando me di cuenta tenía 6 colores y me pareció que combinaban perfectamente.

Estoy segura de que en algún momento empezaré a emplear otros colores pero ahora mismo me encantan. Esa es la primera razón por la que parece tan consistente. La segunda es Instagram. Me encantan los artistas que tienen cuentas preciosas y muy estéticas. Al principio de mi carrera publicaba las obras que creaba en mis clases de arte pero de repente me di cuenta de que no me gustaba. Quería tener una cuenta preciosa y cohesionada e inspirar a más gente a pintar.

Muchos de mis seguidores me envían mensajes diciéndome que mi trabajo les inspira a pintar también. Me siento como si publicando obras bellas fuera clave en su inspiración.

Instagram ha sido un factor crucial en el desarrollo de tu trabajo. ¿Cómo ocurrió?

Quería una manera de mostrar mi trabajo, de verlo todo junto visualmente. Y elegí la plataforma más visual: Instagram. Empecé a pasar las tardes investigando cómo funcionaba: hashtags, el algoritmo, cómo tomar las mejores fotografías… Pasé un año más o menos asistiendo a webinars en China a medianoche por si acaso alguien podía enseñarme algo que aún no supiera.

Pasé literalmente un año aprendiendo todo lo que pudiera porque pensé que si iba a vender mis obras y utilizar Instagram como medio en lugar de una página web, tenía que saber todo lo necesario. Y cuando empecé a publicar y mi número de seguidores aumentó, empecé a vender. Publicaba una nueva obra semanalmente y en 3 minutos estaba vendida.

En ese punto, tras 6 meses, todo confluyó: creé mi estilo, mis publicaciones tenían cohesión, averigüé cómo interactuar con la gente y crear contenido atractivo. En ese momento, un montón de gente me empezó a enviar mensajes privados para preguntarme cómo lo hacía.

También has escrito un ebook de éxito para compartir tu pericia. ¿Cómo se te ocurrió?

Me di cuenta de que pasaba mucho tiempo diciéndole a la gente que necesitaría escribir un libro para compartir toda la información de la que dispongo. Así que al final lo hice.

Ese es mi objetivo, que encuentres lo que te gusta en la vida y que lo hagas. Me encanta tanto lo que hago que quiero lo mismo para todo el mundo. Por eso escribí este ebook, con la esperanza de que los lectores pudieran experimentar el mismo crecimiento que yo y para evitar pasarme el día enviando emails cuando debería estar pintando.

Lo escribí en pequeñas etapas. Tenía que ir al fisio una vez por semana y era un viaje bastante largo. Tenía miedo de llegar tarde y perder la cita así que siempre llegaba superpronto y me sentaba en una cafetería a escribir. Y lo acabé rapidísimo. Siento que puse todo lo que tenía en la cabeza en el papel y aún se está vendiendo bien. Es básicamente un año de consejos reunidos en un solo lugar. Al ponerlo en venta puedo concentrarme más en mi pintura.

¿Crees que tu público está compuesto principalmente de gente que busca comprar tu arte o que buscan inspiración para el suyo propio?

Es un desafío intentar cuidar de todos porque son muy variados: coleccionistas potenciales o un montón de artistas en una fase previa en su carrera pero también pequeños negocios creativos que han visto cuánto he crecido y se preguntan cómo lo he hecho.

Cada domingo hago una sesión de trucos y consejos. Un poco de información y ayuda para mi público. Recibo muchos mensajes de gente que me ven como a una especie de mentora. Me llamo a mí misma Instamercader accidental porque nunca entró en mis planes hacerlo de este modo.

¡Háblanos sobre tus tarjetas MOO!

MOO ha estado conmigo desde el principio, cuando me ofrecieron realizar una exposición individual en un bar al inicio de mi carrera. Cuando me enteré, supe que necesitaría Tarjetas de Visita. Tenía que dejar mi marca en las pinturas para que la gente que comprara mis obras cuando yo no estuviera allí se llevara mis datos de contacto, así que pegué con cinta dorada una tarjeta de visita al dorso de cada una de las obras.

Cuando empecé a vender online quise poner Adhesivos en el embalaje para adornarlos y que a la gente le emocionara abrirlos. Después establecí una tienda temporal y vendí Notecards en paquetes junto con otras tarjetas que recorté en forma de etiquetas para regalos. Cuando vendo una mis obras grandes, también escribo a mano una tarjeta de agradecimiento que incluyo en el paquete. Así que MOO siempre está conmigo.

Recientemente has dejado de trabajar en casa para ocupar un estudio. ¿Cómo encuentras el equilibrio entre tu vida personal y profesional?

Hace años que digo que quiero pintar a gran escala pero estaba limitada por el tamaño de mi mesa de comedor. Tenía trastos por todas partes, en pilas sobre sillas, así que de verdad necesitaba un estudio. Por suerte encontré a través de The Maltings, un espacio artístico en Farnham, un local disponible. Llamé y lo conseguí enseguida.

Lo más complicado es que la capa de batik de cera caliente tiene que hacerse completamente plana, no se puede hacer en un caballete. Y como cada capa tarda una eternidad en secarse suelo trabajar en hasta 20 obras al mismo tiempo. Si son obras pequeñas en papel o lienzo es una cosa, pero es imposible tener las más grandes en un espacio pequeño. No sé qué va a pasar, ¡pero definitivamente necesito más espacio!

Respecto a administrar mi tiempo, me tomo muy en serio que soy o artista o madre. Cuando mis hijos salen del cole, solo soy mami. Intenté ser ambas al mismo tiempo, pero me di cuenta que quería hacer ambas bien y eso significa que tengo que separar ambas facetas. Tan pronto cuando se van a la cama, me pongo de nuevo con los webinars para seguir aprendiendo. ¡Tengo que estar al tanto de las últimas tendencias!

Sigue a Kia en Instagram

0

Comentarios cerrados.

Tarjetas de Visita Super a juego con tu estilo

¿Buscas un papel que te ayude a destacar entre la multitud? Estos clientes encontraron ese toque...

3 min lectura

5 tarjetas de Navidad que necesitas enviar este año

Adoptar un enfoque más personal en el mensaje de las tarjetas que envías a clientes, socios o...

3 min lectura

Ideas de embalaje que harán espectaculares tus envíos navideños

La época prenavideña es una gran oportunidad para captar nuevos clientes que podrían convertirse...

4 min lectura