January 29, 2019

“¿Por qué ser igual que los demás?” Kate Moross, diseño con diferencia

Kate Moross ha hecho de la versatilidad una carrera, aportando color y originalidad a cada proyecto, desde diseño gráfico y animación hasta tipografía e ilustración. Su nueva colaboración con MOO, un Journal, no es una excepción.

Kate Moross comenzó como diseñadora en la escena musical de Londres, aunque ahora dirige un estudio en la ciudad y trabaja con marcas globales como Disney, Uniqlo y Kiehl’s. No teme hacer las cosas de manera diferente, y ha mantenido una estética y una actitud atrevida a lo largo de su andadura, desde diseñadora en solitario hasta jefa de estudio.

MOO habla con Kate sobre los pequeños pasos que su estudio ha dado para alcanzar el éxito, la importancia de que los diseñadores hagan aportaciones y su nueva y colorida colaboración para nuestro Journal.

¿Cómo despegó tu carrera?

Estudié diseño gráfico en la Universidad de las Artes de Londres (UAL). Cuando era una veinteañera iba a clubes y conciertos y experimenté haciendo flyers y carteles para la escena musical indie y, finalmente, comencé a cobrar por ello. Casi sin darme cuenta, el diseño se convirtió en mi trabajo.

Con el tiempo, me entró el ansia por ampliar mi trabajo y probé cosas nuevas como video, animación y dirección de arte. En 2012 compartía un espacio de estudio, pero, aunque me encantaba la atmósfera, mis compañeros no estaban muy abiertos a proyectos que estaban fuera de su concepto de algo novedoso. En cambio, a mí me encanta trabajar con marcas que no están tan a la última, para mí representan un mayor desafío.

Me di cuenta de que tenía que buscar a gente con ideas afines, así que contraté a mi primer empleado, Oliver, un diseñador gráfico que todavía trabaja con nosotros, y  luego invertí en Tarjetas de Visita y lancé un sitio web.

Tu trabajo es muy colorido, ¿qué te inspira?

Supongo que el color es mi sello. ¿Por qué ser aburrido? ¿Por qué ser igual que el resto? Ese es el mensaje que me repito a mí misma continuamente. En Occidente todo se está volviendo igual, hay una homogeneización de la moda, el diseño, el arte y la música, y todo el mundo consume los mismos productos, usa la misma ropa y desea la misma estética.

Para mí, lo más novedoso no es estar a la moda, se trata más bien de la autoexpresión y no tener conciencia de lo que piensan los demás. No quiero seguir lo que hacen los demás, quiero hacer las cosas a mi manera.

Me encanta viajar, probar diferentes gastronomías, conocer diferentes culturas y escuchar las opiniones de la gente sobre su propia sociología. Creo que el mundo es mucho más interesante cuando todos somos diferentes y expresamos nuestro verdadero yo, sea lo que sea, así que me gusta expresarme tanto como sea posible, tanto visualmente como en mi opinión y en el trabajo que realizo.

¿Cómo enfocaste la colaboración con MOO para el Journal?

Se me ocurrió la idea de tres Journals con tres fines diferentes que se guardan juntos en un estuche. Además de ser coloridos, alegres y divertidos, han sido diseñados cuidadosamente para que sean realmente útiles.

MOO no había hecho antes un cuaderno para “tareas pendientes”, y pensé que funcionaría perfectamente con el notebook y el sketchbook. Estos son los formatos que encuentro más útiles para lo que hago como diseñadora, y pensé que otra gente podría opinar lo mismo.

La idea es que una vez hayas terminado con los cuadernos, podrás colocarlos juntos en su estuche en una estantería, como si fuera una cápsula del tiempo de un proyecto en particular en el que trabajaste en ese momento. Espero que la gente los disfrute, son bastante coloridos y táctiles, y bastante diferentes a lo que normalmente se puede ver en una reunión, por lo que también son fantásticos para iniciar conversaciones y romper el hielo.

Trabajas en proyectos variados, ¿cómo desarrollas tu enfoque multidisciplinario?

Realmente tuve que trabajar duro para conseguir más proyectos de diseño y dirección de arte, porque era más conocida como ilustradora. En aquel momento la gente no era tan consciente de los profesionales multidisciplinarios y pensaban, “Oh, Kate es tipógrafa”. Pero también hago muchas otras cosas.

Todavía estoy empujando la visión de cómo se percibe a los creativos y luchando contra el punto de vista generalista que tiene mucha gente. Quiero demostrar a todos que se pueden hacer bien muchas cosas, no tienes que ser un maestro en una cosa en particular. Hay gran destreza en entender y abordar varios medios y proyectos diferentes, y esto no significa que tu trabajo tenga menos mérito.

¿Cómo eliges qué proyectos aceptas?

Si un proyecto me impacta o creo que el mensaje es poderoso, lo ilustraré. Alguna gente contacta conmigo para hacer proyectos porque piensan que mis valores se adaptan a los suyos, pero si realmente no es así digo que no.

Aunque formo parte del colectivo LGBT y quiero representarlo en mi trabajo, he rechazado proyectos por no estar de acuerdo con su punto de vista. No quiero ser parte de un movimiento “arco iris”. Capitalista y, a pesar de que la visibilidad es importante para mí, no quiero ser utilizada, convertida en un fetiche o posicionada por otra persona.

En los viejos tiempos, antes de Instagram, el creador no era parte de la conversación, era solo la mano contratada, y tenía la opción de ser invisible. Hoy en día, si escribes o creas algo, también eres responsable del mensaje, así que tengo que tener cuidado con la forma en que mi voz se hace pública. Por suerte, siempre he tenido un filtro íntegro para el tipo de trabajo que hago, así que no me arrepiento de nada.

¿Cómo equilibras ser creativa con una mentalidad empresarial?

Al principio de mi carrera tuve que decidir si quería ser el tipo de artista que es increíblemente genial y solo trabaja con marcas de alto nivel. Y, aunque ese mundo era muy tentador, pensé: “¿Sabes qué? Realmente me gustaría que mi trabajo fuera accesible. Me gustaría diseñar para marcas más conocidas y atractivas para un variado abanico de gente, no solo para aquellos que disponen de dinero”.

Estoy realmente contenta de haber hecho esa elección. No trabajo gratis, pero expando mis habilidades de trabajo y estudio a clientes muy variados, algunos son completamente voluntarios y gratuitos y otros disponen de un gran presupuesto comercial.

Lanzar un negocio es una de las cosas más gratificantes y, a la vez, más difíciles que he hecho. He recibido gran apoyo por parte de miembros de mi familia que trabajan en el sector, pero gran parte de mi trayectoria ha sido instintiva y parte innata de mi personalidad. Siempre trato de asegurarme de que trabajamos de manera justa y adecuada, ese es mi proyecto constante.

Hazte con los coloridos Journals de Kate

0

Comments are closed.

Cómo esta sucursal de la inmobiliaria Berkshire Hathaway creció por todo lo alto

¿Qué se necesita para llegar a la cima del negocio inmobiliario en Estados Unidos? MOO habla con...

4 min lectura

Red Bull, una lección sobre desarrollo de marca competitivo

Desde su eslogan hasta su lata con un diseño ya icónico, descubre cómo la identidad de marca de...

3 min lectura

Alva Skog y las colosales mujeres que han dado forma a sus diseños

La ilustradora y anfitriona de Friday Night Sketch en The Design Museum habla con MOO sobre los...

4 min lectura